El calendario inca


El trabajo más reciente y que analiza en profundidad el calendario Inca corresponde al erudito Tom Zuidema. La propuesta del autor es considerar al sistema de ceques como un calendario cuya función era organizar el tiempo y a la vez servía como patrón de distribución espacial debido a la ubicación de los referentes del calendario que permitían la medición de los cuerpos celestes.

Pero ¿qué era el sistema de ceques?

 

El sistema de ceques se componía de un número de líneas imaginarias (del quechua siq’i, «línea») producidas por la alineación de wakas o sitios sagrados. Cuarenta y un (41) ceques salían, en direcciones más o menos intercardinales, del Coricancha, el Templo del Sol, agrupando a varias wakas haciendo un total de 328. La distancia entre waka y waka era de entre cinco a ocho kilómetros.

Zuidema dio un paso más cuando propone al sistema de ceques como criterio de organización social en el Cuzco. Señala que se formaban grupos de tres ceques que se clasificaban según la jerarquía social en collana, payan y cayao. Cada ceque presentaría una cierta importancia y correspondería a una determinada panaca. La panaca a la cual se le asignaba el ceque se encargaría de realizar determinados rituales en cada waka ubicada en la línea imaginaria. De esta manera, la representación del sistema de ceques cobraba el aspecto de una ruleta o de un gigantesco khipu.

El hecho de que a cada mes le correspondía una panaca es importante pues esta denominación permite que en cada luna se recuerden personalidades o sucesos importantes en la historia incaica . Como por ejemplo el recuerdo de Mama Anahuarco que fue hermana de Manco Capac que instruyó a la etnia cuzqueña con importantes conocimientos. La celebración de cada ritual en cada waka según el calendario permitía recordar el pasado de la etnia cusqueña.

Cabe mencionar el término sucanca como el instrumento que consistía en pilares ubicados en los cerros aledaños a la ciudad del Cusco que servían para mirar la posición solar en los diferentes periodos de tiempo. Servían para la medición de los solsticios como los equinoccios. La vista se daba desde la Haucaypata donde Zuidema menciona una probable existencia de un “pilar principal” que funcionó a manera de ushnu.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *